Guía completa para sublimar con RGB o CMYK

La sublimación es un proceso de impresión que permite transferir imágenes de alta calidad a diferentes tipos de superficies, como tela, cerámica, metal, entre otros. A la hora de sublimar, es importante tener en cuenta el uso de los modelos de color RGB (Red, Green, Blue) o CMYK (Cyan, Magenta, Yellow, Black) para obtener los mejores resultados en la reproducción de colores. En esta guía completa, te explicaremos detalladamente cómo utilizar cada modelo de color en el proceso de sublimación, sus diferencias, ventajas y desventajas, así como consejos útiles para obtener una impresión de calidad profesional.

¿Qué es más recomendable para sublimar en CMYK o RGB?

Al sublimar, es importante tener en cuenta el espacio de color en el que se está trabajando.

En el caso de la impresión, CMYK es el modelo de color más utilizado, ya que está diseñado específicamente para la reproducción de colores en medios impresos.

Por otro lado, RGB es un modelo de color que se utiliza principalmente en pantallas digitales, como monitores y dispositivos móviles. Si se sublima en RGB, es posible que los colores no se reproduzcan de forma fiel en el producto final impreso.

Por lo tanto, para obtener resultados más precisos al sublimar, es recomendable trabajar en CMYK, ya que este modelo de color está específicamente diseñado para la impresión. De esta manera, se garantiza una reproducción más fiel de los colores en el producto final.

Si se va a sublimar para impresión, lo más recomendable es trabajar en CMYK para obtener resultados de mayor calidad y precisión en los colores.

Deja un comentario